Luminosidad, manchas, cuperosis

El paso del tiempo, el estrés, nuestros hábitos de vida y nuestra propia carga genética, determinan la producción de colágeno y elastina, dos de los componentes más importantes para que la piel se muestre luminosa, hidratante y tersa. Cuando la producción de colágeno y elastina disminuye, los signos de la edad comienzan a aparecer en el rostro en forma de arrugas, manchas o falta de luz.

Aunque no todas las pieles son iguales y en la mayoría de los casos, la combinación de varias técnicas obtiene mejores resultados, en Clínica Carmen Pérez apostamos por dos tratamientos eficaces que aportan luminosidad a la piel y estimular la producción de colágeno.

Tratamientos faciales

Sin cirugía

Mínimamente invasivo

Seguros y eficaces

Con productos de última generación

Aplicación en consulta

En una o varias sesiones

De 15 a 60 minutos

Práctica ambulatoria (no requiere ingreso, ni baja)

Resultados inmediatos

Tratamientos de luminosidad, manchas y cuperosis

Peeling químico:

La regeneración natural de la dermis y la epidermis

El peeling consiste en la eliminación de una parte de la epidermis o dermis mediante diferentes agentes químicos, a la que sigue una regeneración natural del tejido.

La técnica elimina manchas cutáneas, pequeñas arrugas y aporta la luminosidad que la piel ha podido perder debido a la acción del sol, la fatiga, el estrés o el proceso natural de envejecimiento. En términos generales, el peeling mejora la calidad de la piel y aumenta la producción de colágeno y elastina, componentes esenciales para mantener la piel suave y firme.

Existen diversos tipos de peeling en función de si su acción sobre la piel es superficial, media o profunda. El estudio médico de la piel de cada paciente y su problemática concreta será lo que determine cuál es el procedimiento más conveniente.

Luz pulsada intensa (IPL):

Un tratamiento completo que recupera la luminosidad y firmeza de la piel

El rejuvenecimiento facial con IPL consiste en una emisión de luz para el tratamiento de la piel fotoenvejecida. Es similar al láser pero se aplica a alta intensidad y en frecuencia de pulsos. Es una técnica que trata múltiples lesiones cutáneas como alteraciones vasculares (rojeces y vasos dilatados de la piel), manchas, lesiones pigmentadas y pequeñas arrugas. También es muy eficaz para tratar el fotoenvejecimiento del escote y las manchas de edad en las manos.

La aplicación del IPL facial mejora el aspecto de la piel de forma global. Al activar la producción de colágeno desde las capas más profundas de la piel, se consigue mejorar su firmeza, su luminosidad y su hidratación, lo que permite un rejuvenecimiento facial completo y absolutamente natural.

¿Qué conseguimos con el tratamiento IPL?

  • Rejuvenecimiento facial completo
  • Piel más luminosa, tersa y joven
  • Hidratación y mejora en la calidad de la piel
  • Recupera la elasticidad y la firmeza
  • Elimina las manchas, pecas, lentigos, etc.
  • Elimina las lesiones vasculares (cuperosis, rosácea, etcétera).

Mesoterapia facial:

La hidratación profunda que revitaliza la piel

La mesoterapia es un tratamiento a base de micro inyecciones intradérmicas de ácido hialurónico que aumenta la firmeza, la elasticidad y la luminosidad de la piel.

Se trata de un procedimiento especialmente recomendado para prevenir la flacidez y no sólo para combatirla que revitaliza la piel en todo su conjunto.

Gracias a la gran capacidad que tiene el ácido hialurónico para absorber y guardar agua, su administración ayuda a optimizar la hidratación de la piel y que presente su mejor aspecto natural y notablemente tonificado.

Factores de crecimiento

Las plaquetas poseen una concentración excepcional de unas proteínas con propiedades únicas conocidas como Factores de Crecimiento. Éstas activan el organismo en la zona donde se liberan, al mejorar la afluencia vascular y las secreciones, lo que ayuda a reconstruir el tejido dañado. Con ello, la piel aumenta su grosor, recupera elasticidad y firmeza, y transmite un aspecto revitalizado y terso.

El plasma se obtiene a partir de una extracción de la propia sangre del paciente, lo que aporta un plus de seguridad y eficacia en el tratamiento. A partir de esta muestra, se obtienen las plaquetas, componente de la sangre rico en proteínas que potencian la producción de colágeno.

Solicita más información

He leído y acepto la política de privacidad

881 16 60 35